Coup d'État

Shirley Binder - GREEN VIBES

Shirley Binder es la Directora Nacional de áreas protegidas y biodiversidad del Ministerio de Ambiente. Nos cuenta sobre las posibilidades de Panamá de desarrollarse de forma sostenible en un destino de turismo verde.

Read this article in English

entry.title

Mi experiencia en Panamá desde el 2013 incluye trabajos como bióloga marina en el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropical, Fundación MarViva y en el Ministerio de Ambiente, en la Dirección de Costas y Mares, antes de hacer una maestría en Políticas y Ciencias Ambientales en Columbia University, Nueva York, para volver al Ministerio de Ambiente como Directora Nacional de áreas protegidas y biodiversidad. Mi trabajo consiste en salvaguardar las áreas protegidas y biodiversidad de nuestro Panamá, tanto terrestres como marinas. Más del 33% del territorio y 13% de las aguas de Panamá se consideran áreas protegidas, donde se concentran los pilares de conservación que mantienen los procesos ecológicos necesarios para los humanos. Mi trabajo es gestionar su protección, la elaboración de los planes de manejo que establecen qué se puede y qué no se puede hacer en cada área, coordinar el trabajo diario de vigilancia y control junto con los guardaparques, pero también todo el tema de biodiversidad, vida silvestre e investigación.

El istmo de Panamá es único en cuanto a biodiversidad, siendo una de las razones por la cual aquí se sentaron las bases de muchísimas investigaciones.Falta por dar a conocer la importancia de esta biodiversidad y sus beneficios; falta educar del porqué la protección ambiental es importante, no solo en miras a conservación, pero para la economía del país. Sin bosques, por ejemplo, perderíamos gran parte del agua consumible y no habría para la operación del Canal de Panamá. Por eso vemos toda la cuenca del Canal llena de áreas protegidas, que lo que hacen es salvaguardar los bosques para seguir proveyendo agua a el Canal, nuestro pilar económico.

Otro beneficio social y económico que brindan las áreas protegidas y por las que son importantes es para el tema turístico, aunque ahora esté sumamente golpeado por COVID-19. El turismo en las áreas protegidas de Panamá va creciendo y muchas comunidades al rededor del país dependen de él. Para poder educar es importante señalar el beneficio social y económico que nos provee un ambiente natural sano, entre esos beneficios el turismo, una actividad no extractiva que bien manejada promueve la conservación de estas áreas. Costa Rica apostó al turismo verde desde los años 70, y hemos podido apreciar como el país ha desarrollado una economía alrededor del mismo. Aquí en Panamá se empezó a mover y se está apostando por él. Después del COVID se espera que la demanda de turismo se concentre en lugares naturales, abiertos y con buena ventilación, por lo que las áreas protegidas son ideales. A diferencia de otros países tenemos parques nacionales cubiertos de bosque en el patio trasero de la ciudad. Por ejemplo, Panamá tiene Pipeline Road, en el Parque Nacional Soberanía, uno de los mejores lugares de avistamiento de aves de la región, a solo 30 minutos de la ciudad, pero si no eres avistador de aves probablemente no lo sabías.

Debemos promocionar de manera correcta nuestro patrimonio natural, empujando un turismo verde sostenible, algo que ya se está viendo. Quiero hacer énfasis en la palabra sostenible: no es abrirse a un turismo masivo, como lo pueden pensar muchas

personas, si no uno controlado respetando los valores de conservación de las áreas protegidas, las reglamentaciones establecidas para su creación y siempre salvaguardando la vida silvestre dentro de estas áreas. En las áreas protegidas, hay zonas de protección absoluta, donde no puedes hacer ni siquiera una cabaña, pero también hay otras partes donde sí se permite algún tipo de desarrollo de bajo impacto que sirva para actividades de vigilancia y control pero también para visitación. Algo importante en este tipo de actos, que probablemente deba ser una alianza entre gobierno y empresa privada, es que la comunidad aledaña o dentro del área se beneficie de estas actividades. Esa línea entre conservación absoluta y desarrollo sostenible es superdelgada y para mí es un reto que siempre hay que tener en cuenta.

En cuanto a qué podemos hacer para promover la conservación de estas áreas, es ir a conocerlas. Cada vez que uno visita las áreas protegidas de Panamá uno se enamora y promueve su conservación. Además, al ir a áreas protegidas, necesitas hospedaje, alimentación, algunas veces transporte y guías, u otros servicios locales promoviendo una economía alrededor de esa visita.

Shirley Binder está en Instagram @ShirleyBinder

Para consultas
contacte
hola@coupdetatmagazine.com