Coup d'État

Paris Fashion Week 2020 - Día 7

La blogger española radicada en Panamá Gisele Del Río viajó a la capital francesa a finales de febrero, cubriendo la semana de la moda para Coup d’État.

Inicialmente prevista para ser impresa en nuestra edición de abril, les compartimos su cobertura; un relato intimista de su estadía en ‘La Ville Lumière.’

Read this article in English

entry.title

Amanece soleado, después de una semana de lluvias, parece que el universo sabe que hoy es un gran día. La cita es con Chanel a las 10:30 en el Grand Palais. Nuestro coche está abajo, estoy temblando por una mezcla de nervios y emoción; llevo tanto tiempo ilusionada con vivir esta experiencia que me cuesta creer que sea real.

entry.title
entry.title
entry.title

Y así, sin más, me encuentro subiendo las escaleras del emblemático Grand Palais a un instante de descubrir lo que Virginie Viard ha creado para alimentar nuestros sentidos. Veo pureza y simplicidad a mi alrededor, debo confesar que no es lo que esperaba, acostumbrada a las espectaculares excentricidades de Karl Lagerfeld, pero aun así, me siento abrumada. Me encuentro caminando sobre un espejo metalizado que me transporta a un maravilloso paisaje glacial. “Un impulso muy simple, muy puro. Romanticismo pero sin florituras. Emociones pero sin lujos”, explica Virginie Viard. “Un desfile, sin marco. No me gusta enmarcar." Una colección en la que casi no hay vestidos, solo casaques. “Por primera vez hay botones de presión en los trajes para un gesto más animado”, continúa Virginie Viard. Mucho blanco y negro. Solo unos toques de verde pálido y el rosa emblemático de la casa. Una suavidad. Un esbozo perforado con joyas imponentes. A lo largo del desfile, algunas chicas salieron en parejas o grupos de tres. Fue refrescante verlas sonreír y conversar entre ellas como amigas conspiradoras, vestidas con prendas sin pretensiones que parecían haber salido de sus armarios. Y la frase de Viard que lo resume todo: "Me encanta CHANEL, esta colección solo podría ser una nueva oda”.

entry.title
entry.title
entry.title
entry.title
entry.title
entry.title
entry.title
entry.title

Salimos, es temprano, todavía tenemos tiempo de hacer unas fotos antes de comer. No nos alejamos mucho, el maravilloso Pont Alexandre III está a pocos metros.

entry.title

Nos vamos esta misma noche y en este viaje no hemos paseado por Le Marais por lo que elegimos comer en Benedict, un restaurante por esa zona. Aunque sabemos que el postre lo comeremos en otro lugar, en mi favorito, en Crêperie Gigi, donde las crepes de trigo sarraceno de chocolate oscuro, almendras tostadas y extra de helado de chocolate son de otro planeta.

entry.title

Llega el momento de irse y, como es habitual, me invade esa sensación de nostalgia por dejar esta maravillosa ciudad. Es ahora cuando siempre me digo a mí misma: “tienes que volver cuando no sea fashion week para explorar todavía más la ciudad como si fuera tu hogar.” Supongo que algún día lo haré.

Hasta pronto Paris, eres mi ciudad favorita en el mundo, aunque suene como el mayor de los clichés.

Para consultas
contacte
hola@coupdetatmagazine.com