Coup d'État

CHANEL prêt-à-porter Fall-Winter 2023/24

Entre paisajes parisinos Dani Schulz para Coup d’État, narra su experiencia en el desfile de lanzamiento de prêt-à-porter 2023/24 otoño - invierno de Chanel, un escenario vestido de blanco y negro, delicadamente decorado con camelias que dió paso a una colección llena de magia, esplendor y looks clásicos de la Maison.

Read this article in English

Es el último día de Fashion Week y se siente la expectativa de un final con broche de oro para la temporada. Es martes, el cielo de París está nublado y el Grand Palais Éphémère se prepara para recibir la colección otoño/invierno prêt-à-porter 2023/24 de Chanel con Virginie Viard al mando.

entry.title

Puede sonar cliché, pero pasar por debajo de la torre Eiffel con una invitación en la mano con las palabras “Madame Dani Schulz” impresas, mezclando los nervios de mi primera pasarela en vivo de Chanel, me dió mariposas en el abdomen y un fugaz sentimiento de orgullo profundo que iba dibujando una pequeña lágrima.

entry.title
entry.title

El tiempo presuroso, no me permite prestarle atención a ese sinfín de emociones; nos bajamos del auto unos minutos antes del show y todo pasaba a la velocidad de las películas de acción: celebridades que solo había visto en revistas ahora las veo en vida real vestidas de pies a cabeza en Chanel. Fotógrafos que quieren una foto, y están frenéticamente haciendo ‘click’ en sus cámaras y preguntando mi Instagram mientras trato de acordarme cual es mi “buen lado” para posar en fotos. Me permito una rápida apreciación de los outfits que están en frente mío; algunos muy chic y con un aire parisino, por ejemplo: unos pantalones de jean de Chanel, una camisa de botones blanca, un chaleco de jean con las camelias icónicas de la Maison y un par de accesorios para un look relajado y perfecto para las 10 de la mañana en París. Otros llenos de encaje, lentejuelas y colores: pintando la mañana gris de la capital de la moda con colores vivos. Combinaciones de la marca que me hacen un flash back cuando las veo al rememorar de qué colección vienen: como la icónica cartera de máquina de monedas que usó Xenia Adonts de la colección Cruise 22/23 con un outfit rojo y mallas negras.

entry.title
entry.title
entry.title

Entrando al show se podía ver en las paredes gigantes el recuento visual de Inez & Vinoodh con imágenes de la actriz japonesa Nana Komatsu en un abrigo de tweed con camelias, entre otras piezas de la colección, jugando románticamente en un carrusel de caballos de madera y en una habitación parisina. Siguiendo el camino de arena que instalaron en el Grand Palais, encontré dos camelias gigantes, una en cada lado de la pasarela en forma de ocho, aludiendo a las C’s del logo de Chanel.

Llegando a mi asiento entre la multitud, encontré mi nombre con una flor de camelia encima de mi puesto, que me invita a contemplar su aroma, su simplicidad, su delicadeza. Después de saludar a otras amigas que estaban representando a la región, y apreciar que estoy en la presencia de figuras icónicas de la moda como Ana Wintour, el desfile comienza con un abrigo de tweed negro decorado de camelias blancas. Para mí este show de otoño invierno de Chanel fue un hermoso deleite. La camelia de la pasarela se vistió de blanco, rosado, y rojo durante el desfile al igual que las piezas de la colección. La mayoría de los looks presentados por Viard fueron blancos y negros con sutiles detalles de elementos y accesorios rojos y rosados.

Y es que en Chanel todo tiene un por qué y una historia detrás, y esta colección no fue la excepción. La camelia fue el personaje principal de esta narrativa, ahora no solo presentándose en los empaques de la casa, en los productos de skincare y fragancias, sino tomando un rol principal en las piezas creadas por Virginie para este otoño-invierno. “La camelia es más que un tema, es un código de la Casa”, explica Viard. “Me resulta tranquilizador y familiar, me gusta su suavidad y su fuerza.”

entry.title
entry.title

Chanel a través de los ojos de Viard es elegante, elemental y genuino hacia los cimientos de la marca. Vimos a la camelia no solo en la arquitectura y la inspiración del set, sino también en casi todas las piezas de la colección: suéteres estampados con camelias, mallas de camelias abstractas, bermudas de encaje de camelias, camisetas del día a día con camelias bordadas, en accesorios como joyería, botones, guantes y zapatos, adornando abrigos que le daban toques femeninos a las solapas masculinas que son típicas en las colecciones de Chanel. Y por último, la camelia en diferentes bolsos, sea como un detalle en los bolsos clásicos de la Maison, o como micro carteras en forma de la flor icónica. Una verdadera oda a la camelia como estampa infalible de Chanel.

entry.title
entry.title
entry.title

Cautivó mi atención cómo en esta colección Virginie, logra tener a la mujer de hoy en mente a la hora de dar vida a sus creaciones. Vimos siluetas masculinas como abrigos y chalecos combinados con factores femeninos como la camelia y la paleta de colores rosados y morados. Bermudas de tweed con blazers cortos y con escote en el pecho o en un hombro, transparencias mezcladas con piezas más clásicas, junto a un baile de accesorios y telas metálicas. Decir que quiero toda la colección en mi closet no es una exageración.

entry.title
entry.title

Vivir el presente, ese presente, fue inolvidable. Atesorar el desfile de Chanel en todo su esplendor -ya que la magia dura breves momentos-. Me gusta pensar que las memorias de ver una colección de Chanel en vivo las llevaré conmigo para siempre como una medallita de honor. Una vez terminado el show aproveché para tomarme una foto en la pasarela con mi nueva mejor amiga: la camelia, despidiéndome de esta experiencia con el corazón lleno de gratitud. No me imagino lo que traerá la próxima temporada, pero no espero nada menos que magia y mucha inspiración. Hasta el próximo desfile, bisou!

entry.title

Para consultas
contacte
hola@coupdetatmagazine.com